Canal RSS

FALASHAS

Publicado en

2 de junio de 1991

Para quien pensaba haberlo visto y oído todo deber haber resultado asombroso enterarse de que existe un grupo de “judíos negros”, que no es de ayer ni apareció por casualidad y que se llaman falashas, que significa “extraños” o “emigrantes”.

En medio del tiroteo generalizado por guerra civil etíope, esta curiosa comunidad fue desalojada de Etiopía ante los ojos complacientes y asombrados de prácticamente todo el mundo. En un tiempo record de 36 horas, 15 mil falashas fueron apresuradamente concentrados en Addis Abeba por sus hermanos de religión de Israel para ser enviados al aeropuerto Ben Gurion. Cada media hora despegaba y aterrizaba una nave de este puente de 34 avioes de la fuerza aérea y de líneas privadas de Israel, en una operación supervisada por el servicio secreto y de espionaje israelí, el Mossad, así como por la Agencia Hebrea, que costó 100 mil millones de dólares.

Transportados literalmente como pollos y sólo con lo que tenían encima, la mayor parte semianalfabetos, los falashas fueron instalados en hoteles, casas particulares y bases militares. Cuarenta de ellos llegaron enfermos, dos terceras partes eran niños, de los cuales dos nacieron en pleno vuelo a la “tierra prometida”. El mismísimo jefe de gobierno, Issac Sahmir, fue al aeropuerto a recibir a algunos de ellos, al tiempo que agradeció “la ayuda prestada” por Washington para esta operación, que nunca quedó claro en qué consistió exactamente. Operación Salomón fue el nombre de esta extraordinaria y provocativa acción, realizada sorpresiva y velozmente, para adelantarse así a cualquier tipo de protesta internacional.

De esta manera, terminó, en menos de dos dura un fin de semana, una historia de 2 mil 500 años, plenos de acertijos, de esta comunidad judía de raza negra distribuida en aproximadamente 500 comunas, que fue descubierta en la edad media europea por el judaísmo internacional, y acerca de la cual los primeros informes serios se remontan apenas a la mitad del siglo XIX, por medio del orientalista francés Josef Halevi.

De todas las hipótesis y leyendas acerca del origen de los falashas, la más fascinante es la que sostiene que los integrantes de este grupo son descendientes de los seguidores del emperador Menelik I, hijo del rey Salomón y de la reina de Saba, la antigua reina de Etiopía, que después de procrear a Menelik en Jerusalén volvió a su tierra bien escoltada por judíos. Más increíble nos parece otra historia, según la cual se trata de uno de los grupos de emigrantes israelís que, al salir de Egipto, en lugar de seguir a Moisés al norte, tomó su propio rumbo hacia lo que ahora Sudán, hasta llegar al norte del Lago Tana en las montañas de Semien y Dembiya, provincia de Begemdir, en la actual Etiopía. Como quiera que sea, el hecho es que sólo hasta 1975, después de que por fin se pusieron de acuerdo, sefaradíes y los asquenazíes, cuando el Estado de Israel decidió declarar a los falashas como descendientes de la doceava tribu de los judíos, los Dan, concediéndoles así desde entonces el derecho de “regreso a la tierra prometida”.

El antecedente más inmediato de lo sucedido en la Operación Salomón  es la Operación Moisés, realizada en 1984-1985 que, como en las buenas películas de acción, resulto medio exitosa y medio fracasada. Sólo que entonces aquel operativo súper secreto de “pollerismo” internacional a penas si pasó a los medios de comunicación, mientras este se preparó y ejecutó abiertamente, aprovechándose de la situación de guerra interna en Etiopía, y contando con la bendición de Washington, que por lo visto es la única que se necesita en el esquema del mundo unipolar en plena consolidación.

No sólo las costumbres y el protocolo, también el respeto al derecho internacional y la soberanía han “aflojado” en estos tiempos de modernidad. Fue evidente que los organizadores de este operativo no consultaron para nada a ninguna de las partes etíopes en conflicto, ni tampoco a ningún organismo internacional, para no hablar de un órgano de las Naciones Unidas (ni siquiera el Consejo de Seguridad, que últimamente vota a favor de lo que le digan). La audacia de este acto solo se puede medir con su irresponsabilidad. ¿Qué se supone que debería haber pasado, si uno de los aviones militares o civiles israelíes hubiera resultado derribado por alguno de los contendientes de la guerra civil en Etiopía? Lo que no puede creerse nadie es que, tal y como declaró el gobierno israelí, ninguno de los falashas será enviado a las zonas ocupadas. El derecho a la autodeterminación de las etnias, nacionalidades y agrupaciones debe ser respetado sin duda, pero no a costa de pisotear impunemente las más elementales normas del derecho internacional y el respeto a la soberanía de los Estados.

 

 

 

Anuncios

VENCEDORES FRACASADOS

Publicado en

20 de mayo de 1991

No cabe duda que la fastuosidad con que los estadunidenses festejas sus victorias es sólo comparable a la discreción con que ocultan sus fracasos. Dentro de poco tiempo veremos uno de los “desfiles de la victoria” más impresionantes de los últimos tiempos, cuyo costo ascenderá a varios miles de dólares. Sin embargo, lo más importante de una guerra, el orden de paz que se deriva de ella, está aún muy lejos de haber sido alcanzado, a pesar de los esfuerzos emprendidos por el Secretario de Estado de EU, James Baker, durante tres largas semanas de entrevistas en el Oriente Cercano, pletóricas de viajes relámpago y negociaciones frustradas.

“Tierra por paz”, fue la razonable consigna lanzada por el presidente Georg Bush, apenas había terminado el conflicto bélico. Esta idea sorprendió a muchos y entusiasmo apresuradamente a otros, pero excepto un desorden generalizado en la diplomacia de los países árabes, en realidad no ha traído nada concreto. Hay que pensar un poco en lo que significa esto de que después de una guerra en toda forma no se haya logrado absolutamente nada nuevo respecto de uno de los problemas de Levante que están pendientes de solución desde hace décadas. A la opinión pública internacional parece importarle poco el hecho de que sin solución al problema israelí-palestino no hay ni podrá nunca paz verdadera en la región.

Por otro lado, además de la “cuestión palestina”, el diálogo entre Tel Aviv y todos sus vecinos árabes es una condición más para que después de “habérsela jugado” (lo que sea de cada quien, con mucha audacia) el gobierno de las barras y las estrellas puede establecer, a su modo, las primeras piedras del “nuevo orden mundial” tan inquietante. La verdad no es que Washington haya descubierto súbitamente la justeza de los reclamos mundiales por la desocupación israelí de los territorios de Jordania occidental o la franja de Gaza, ni mucho menos que en la grandeza su triunfo militar padezca de gestos de nobleza con los vecinos. De lo que se trata sencillamente es de que ahora una intransigencia demasiado acendrada por parte de los israelíes le estorba a la Casa Blanca para afianzar lo “construido” con aquellos Estados árabe que el aventurerismo y la ambición de Saddan Hussein lanzó ─con mucho gusto─ en brazos del Tío Sam. Pero Baker no logrará lo que tampoco consiguió su antecesor Georg Schultz, ni siquiera ahora que está ─a diferencia de Schultz─ con las manos libres, ya que los soviéticos tienen aquí mucho que decir, pero casi nada que hacer.

Por un momento pareció que Israel estuvo por fin dispuesto a aceptar “la idea” de una conferencia de paz en el Oriente Cercano. Sin embargo, al pasar a los detalles (fundamentales) de su organización y carácter, quedó claro que Tel Aviv no piensa ni en broma admitir la conclusión principal e inevitable de tal encuentro: la firma de una especie de “acuerdo de Campo David” con todos los Estados árabes, con el correspondiente retiro de sus tropas de los territorios palestinos ocupados, así como alguna vez lo hizo de la Península de Sinaí.

Cada quien confunde las cosas como puede; los israelíes y árabes lo hacen muy bien. Tel Aviv aceptó por fin “negocia” con una representación jordano-palestina, pero de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) no quiere saber nada, mucho menos la proveniente de territorios ocupados. Igualmente, admitió la presencia en las negociaciones de representantes de la Comunidad Europea, pero la asistencia de una delegación de la ONU le parece intolerable, ya que admitiría a todos los países árabes posibles. Por lo pronto, Arabia Saudita y las otras naciones del golfo Pérsico no desean meterse en este lío, del que no esperan nada en realidad, mientras que Siria y Jordania han dejado en claro que no piensan tomar en serio el asunto si no se admite la presencia de la ONU. Un diplomático saudita dijo: “es importante que conversemos, pero más importante es que no nos creamos todo lo que decimos”.

Qué curioso resulta este objetivo que aparentemente todos comparten, la eternamente propuesta conferencia regional de paz, pero que nadie puede poner en marcha. Lo que ya está claro es que ni Busch ni Baker podrán lograrlo, tampoco mientras no consigan romper la cerrazón del gobierno israelí, al que por otra parte necesitan muchísimo para mantenerse como potencia decisiva en la región. Cuanto más risible resulta que al regreso de Baker el presidente Bush argumente que una “diplomacia callada”, y para evitar dar cuentas de “importantes progresos en las negociaciones”, que simplemente no existieron.

¿De qué “acuerdo bastante importante” habla Baker a su regreso, si al mismo tiempo admite que este acuerdo no conducirá a la indispensable conferencia de paz reclamada por todo el mundo? ¿Por qué dice que “si hubiera acuerdo sobre todos los puntos no sería necesaria” tal conferencia? ¿Se oculta un fracaso o se esconde un cambio de posición radical respecto a la construcción del “nuevo orden mundial” a su manera en Levante?

ALMA INCOMPRENDIDA

Publicado en

26 de mayo de 1991

No es sorprendente que un checoeslovaco de Bratislava, orgulloso desde luego de la herencia que dejó Franz Kafka a la literatura universal, al referirse entusiastamente a sus obras, se sienta obligado a agregar que el autor de La Metamorfosis lamentablemente tenía un grave defecto: “no comprendió nunca” el alma eslovaca.

Los incomprendidos eslovacos tienen ahora misma impresión por parte de otro grande la literatura universal proveniente de su país, el checo Vaclav Haver, quien además de ser escritor es el actual presidente de Estado, cargo que en Checoeslovaquia no es ningún título de ornato. Por eso es que el pasado 14 de marzo se atrevieron a gritar en su cara las consignas “liberales de Praga”, “fuera los checos” y “tenemos suficiente de Havel”, además de zarandearlo como sólo a Kohl lo ajetrean los alemanes del Este.

Todo movimiento siempre tiene varias banderas; la de los eslovacos son francamente dudosas y le hacen muy mal favor a su causa. ¿Si no, de qué otra manera podemos considerar la demanda de rehabilitación pública ─durante el 52 aniversario de la proclamación de la Eslovaquia libre y soberana─ del líder fascista eslovaco Josef Tiso, ajusticiado en 1947? En todo caso, el hecho es que ahora que prácticamente en todo el mundo se despiertan las inquietudes nacionalistas, que parecían estar superadas, esta comunicad de más de 8 millones de habitantes deja también oír sus inquietudes de independencia.

Como en todos los países ex socialistas, en la nueva República Checa y Eslovaca (RChE) ─como ahora se llama─ el problema más grave es en qué medida puede este movimiento nacionalista dar al traste con la revolución de terciopelo, quitándole así toda su tersura. Lo cierto es que es una minoría reducida, aproximadamente el 15 por ciento de la población eslovaca, la que se pronuncia por la creación de un Estado soberano e independiente. Para la mayoría de la gente realista, de lo que se trata es más bien de cómo habrán de introducirse cambio y cuáles serán, para poder seguir hablando de “Checoeslovaquia”.

Una nueva Constitución que establezca una Federación Checoeslovaca es la demanda maximalista de los nacionalistas de Eslovaquia. Al respecto, los checos coinciden en todo, pero no en lo fundamental, es decir, en las competencias y facultades que harían de ser otorgadas a las autoridades centrales. Mientras que los checos desean mantener una estructura esencialmente igual a la que existe actualmente, según la concepción eslovaca dominante sólo hace falta ponerse de acuerdos en cuestiones de política monetaria, exterior y de defensa. De esta manera y sin proponérselo, el Estado ideal de Jefferson (el que ni se siente que existe) se concretaría al borde del siglo XXI en una pequeña república centroeuropea entre los Cárpatos y Ucrania. ¡Increíble!

Bien aconsejado, el presidente Havel propone resolver las cosas mediante un referendo y de esta manera de evitar por lo pronto hacer uso de medidas represivas de consecuencias inciertas. Por otro lado, también así deja al sabio tiempo aclarar cuál de los dos principales movimientos políticos se debilita más en el futuro inmediato: el eslovaco Opinión Pública contra la Violencia (OPV) o el checo Foro Cívico, ambos divididos y en crisis.

Por lo pronto, el presidente eslovaco Meciar ─sin deslindarse de todo del todo de los nacionalistas de su república, y en vista de lo debilitado de su coalición de gobierno democristiano OPV─ funda una “plataforma para una Eslovaquia democrática” encabezada nada más ni menos que por Alexander Dubcek, quien junto con Havel es el único en ese país que conserva, si así se puede decir, algo de inmaculatura política.

Lo que la comunidad internacional deberá tener presente es el vínculo entre estas tendencias nacionalistas y el declive de la producción de una de las industrias más importantes de la RChE y la más importante de Eslovaquia: el armamento convencional. Diversos factores, que van desde la distensión hasta la disolución del Pacto de Varsovia, pasando por la línea “de Praga” (Havel) de reducir al mínimo la industria del armamento y sus exportaciones e introducir la “conversión” civil, han provocado que el valor de la producción de armas haya disminuido de 20 mil millones a 2 mil millones de coronas, en solo tres años; la consecuencia directa de esto es un desempleo previsible de 70 mil trabajadores, que se sumarían a los de otras ramas industriales hasta alcanzar probablemente una cifra de 350 mil desocupados eslovacos al final de este año. Quien no conozca esto, no podrá entender la incomprendida alma eslovaca y sus problemas actuales.

Una buena intervención

Publicado en

Como ustedes bien saben, no suelo distribuir materiales oficiales, sencillamente porque en general se distribuyen solos y por sus canales previstos. Además, no suelen ser interesantes para muchos lectores. Ahora hago una excepción.

Transcribo una intervención cuyo tono, texto y sentido hacían falta desde hace tiempo. Una intervención a nombre de México en un foro mundial. Una buena intervención.

Esta letra y espíritu conviene difundirlos para contribuir a que se conviertan en conciencia social y para que queden asentados tal como fueron formulados. Vale la pensa “clavarlos” en el tiempo, porque todavía harán falta durante un largo periodo en los posicionamientos de México ante los Estados Unidos y, por cierto, otros países también.
————————————————————

INTERVENCIÓN DEL SUBSECRETARIO PARA ASUNTOS MULTILATERALES Y DERECHOS HUMANOS

34º periodo ordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos

02 de marzo de 2017

Gracias señor Presidente,

Es para mí un honor dirigirme a este Consejo, piedra angular del sistema internacional de protección de los derechos humanos.

Este sistema, que hemos construido conjuntamente a lo largo de varias décadas, se basa en la firme convicción de que las instituciones multilaterales son una herramienta esencial para salvaguardar y promover los principios y valores reflejados en los documentos fundacionales de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Por ello, es preocupante escuchar voces que hoy cuestionan las bases de las instituciones internacionales que con esfuerzo hemos forjado, y que ignoran o tergiversan los principios universales y los compromisos que hemos establecido para su defensa.

Los derechos humanos son universales, interdependientes e interrelacionados. No es posible defender unos e ignorar otros, ni defenderlos para algunas personas y negarlos para otras.

En este sentido, debemos valorar con seriedad el impacto que los mensajes y las políticas impulsadas por líderes políticos, religiosos y comunitarios tienen en la población. Las figuras públicas tienen la responsabilidad central de observar que sus palabras y acciones promuevan la tolerancia, el respeto y la cultura de la paz.

Las normas internacionales que colectivamente hemos establecido, señalan claramente que tenemos la obligación de defender los derechos humanos y promover la inclusión de todas las personas, independientemente de su origen, nacionalidad u otras características.

Debemos por ello condenar el ultranacionalismo populista que, al ser explotado como herramienta política, impacta a las democracias pluralistas y afecta severamente las libertades y los derechos fundamentales de todos los individuos.

De igual manera, la comunidad internacional no puede aceptar medidas unilaterales regresivas y debe promover que el ser humano se mantenga en el centro de toda política y regulación.

En esa línea, México comparte la profunda preocupación expresada por diversos mecanismos internacionales sobre la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran los migrantes, quienes, muy frecuentemente son objeto de medidas que, bajo el argumento de la protección de la seguridad, atentan contra sus derechos humanos más fundamentales y su integridad. No nos equivoquemos, detrás de estos discursos se esconden el racismo y la xenofobia;

Subrayo que las medidas de seguridad mal concebidas no sólo no detienen la movilidad humana, sino que además fomentan riesgos y vulnerabilidad de los migrantes, poniendo en peligro sus vidas. Se trata de medidas equivocadas tanto desde un punto de vista moral como práctico, dado el altísimo costo social que conllevan.

En esa línea, deseo recordar que, bajo cualquier circunstancia, se mantiene la obligación de los Estados de garantizar que todas sus políticas, incluyendo las medidas para salvaguardar la seguridad, se enmarquen plenamente en el derecho internacional, particularmente el derecho internacional de los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho de los refugiados.

Se trata de los valores más fundamentales de la humanidad que, como indicó recientemente el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, debemos defender sin descanso.

En ese contexto, la generalización de medidas de seguridad dirigidas a un grupo específico de la población, o la criminalización de ciertos grupos, contravienen el estado de derecho, violan el debido proceso y son actos severamente discriminatorios.

La estigmatizacion o criminalización generalizada de ciertos grupos es contraria a la dignidad intrínseca del ser humano. Recordemos que los estándares internacionales de derechos humanos y el combate a la discriminación y estigmatizacion resultaron de grandes tragedias del siglo XX, precisamente para evitar su repetición

Por ello, el Gobierno de México reitera su compromiso con la defensa de nuestros connacionales en el exterior. Reitero en este foro el compromiso ya expresado por mi Gobierno, de que para ello nos valdremos de todos los medios jurídicamente viables.

En primer lugar, emprendimos un despliegue de información sin precedentes a los mexicanos, para que conozcan sus derechos y sepan cómo reaccionar ante posibles violaciones a esos derechos y a su dignidad.

En segundo lugar, recurriremos a las instancias multilaterales y jurisdiccionales pertinentes para promover activamente la defensa de los migrantes y revisar, tanto casos individuales, como colectivos.

De igual manera, reitero la convicción de México de que los muros entre las naciones son también muros entre las personas, y materializan el extremismo y la intolerancia en barreras físicas e ideológicas, que no aceptaremos bajo ninguna circunstancia.

México continuará fomentando el respeto y protección de nuestros nacionales en Estados Unidos, pero también nos seguiremos esforzando para asegurar que los derechos de los nacionales de otros países en México sean observados plenamente.

Señor Presidente,

México ha depositado su confianza en el multilateralismo como la vía idónea para promover iniciativas globales en favor del bien común.

En congruencia con ello, el Estado mexicano firmó la semana pasada un Acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, para la continuidad de sus actividades en nuestro país.
Dicho Acuerdo, es sin duda trascendente para la política nacional de derechos humanos. Es, además, un refrendo de nuestra cooperación y apertura hacia los mecanismos internacionales de derechos humanos.

En ese mismo tenor, estamos ciertos de que este Consejo ha constituido un foro central para el diálogo y monitoreo de la situación mundial de los derechos humanos, y ha sido el
espacio idóneo para impulsar estándares internacionales progresistas en la materia.

Como lo señaló el Secretario General en su discurso, el papel del Consejo será clave para hacer frente al panorama adverso de indiferencia e intolerancia que prevalece.

Como miembros de la comunidad internacional, es nuestra responsabilidad capitalizar el trabajo realizado y no dilapidar el esfuerzo y el tiempo invertido en este proyecto en pro de la humanidad.

Con base en ese compromiso, México presentó su candidatura para formar parte del Consejo de Derechos Humanos nuevamente en el periodo 2018-2020. Al postularnos, lo hacemos con la firme convicción de preservar y robustecer nuestro marco internacional de protección, e implementar los estándares existentes, tanto a nivel nacional como internacional.

Finalmente, reitero que México seguirá apoyando plenamente los trabajos de este Consejo y sus mecanismos, como las vías aptas para velar por que en el mundo se promuevan y respeten los derechos humanos sin cortapisa alguna, especialmente entre las poblaciones más vulnerables y marginadas, y, desde luego, aplicando siempre una perspectiva de género.

Muchas gracias.

Si, nada más eso, por favor.

Publicado en

Si algo es meritorio de la cultura anglosajona es la sinceridad, lo cual contribuye a un buen grado de claridad, si señor.

Esta sucinta declaración de la Secretaría de Estado de los Estados Unidos, contribuye a mucha aclaración. Es un texto breve, directo, puntual. Lo interesante y positivo de esta declaración es que se ve casi como un “retorno a la normalidad”. En nombre del Titular del esta Secretaría, el gobierno de los Estados Unidos comunica que continuará haciendo… lo que siempre ha hecho.

No estoy haciendo un comentario sarcástico para exponer alguna banalidad.

Lo digo sinceramente, qué más quisiéramos que así fuera todo como aquí lo dice el declarante. Nada más

Press Statement
Rex W. Tillerson
Secretary of State
Washington, DC
March 1, 2017

As the President laid out in his address to Congress, the State Department will continue to engage to advance U.S. interests in the world in cooperation with our partners and allies. We will also continue to support policies and institutions that keep Americans safe, including a robust NATO where Allies meet their responsibilities, an immigration process that vets those coming into our country, and borders/ports of entry that are secure. We will work with allies to counter nations that threaten their neighbors or destabilize their regions. American foreign policy must promote our core values of freedom, democracy, and stability.

Para entrar en materia

Publicado en

bomba-nuclear-explosion

http://nuclearsecrecy.com/nukemap/

Es como un simple GoogleMap. Den “click” al enlace transcrito. Abran la aplicación y busquen, por ejemplo, Ciudad de México. Luego escogen ustedes su bomba nuclear “favorita”. Eligen la amplitud de los datos, puede ser número de bajas, número de heridos, extensión de la onda expansiva y de la onda de calor, así como contaminación radiactiva. Se puede optar por conocer otros efectos. NUKEMAP es una aplicación sencilla.

Por ejemplo, una “pequeña” y emblemática, la clásica bomba de Hiroshima de 15 kilotones, puesta en el Zócalo, estallando a 600 metros de altura, tendría como resultado instántaneo 102,680 muertos y 332,250 heridos. 24 horas más tarde estarían muriendo muchísimos más*. Hay por allí una bomba rusa cuyo impacto llegaría hasta la costa oriental mexicana.

Hubo un tiempo en que este tipo de datos había que buscarlos en bibliotecas especializadas, institutos de estudios estratégicos, agencias de inteligencia, Ministeriors de Defensa o de plano servicios secretos.

Eran los tiempos en que algunos meticulosos diplomáticos enviaban en valija diplomática, clasificados como “reservados”, recortes de periódicos que se podían encontrar en los quioscos de la calle el día anterior. Cuando algunas municipalidades europeas obligaban que la construcción de las casas habitación tuvieran su “bunker atómico” o no se autorizaba la construcción. Estupideces de la humanidad. Al respecto hay infinidad de anécdotas de la casi olvidada guerra fría.

Ahora, cualquiera de nosotros puede hacer sus cálculos muy facilmente. Si una sola bomba nuclear pequeña puede paralizar de un golpe un país, basta un poco de imaginación lo que sería la aplicación de varias al mismo tiempo. Cualquiera puede estimar cuantas son necesarias en qué ciudades y regiones de un país para organizar un plan de ataque nuclear.

¿Que no es tan fácil? ¿Porque hay que “hacer llegar” las bombas? Aja. ¿Que si no se cuenta con misiles juegan un papel las defensas antiaéreas? Aja. ¿Que esta el problema de la “destrucción mutua asegurada”? No me digan.

Bueno, eso me gusta. Sería entrar en materia. Estaríamos superando la era de superficialidad e ilusión tipo “dividendos de la paz”, o peor aún “fin de la historia”, que nunca se dejaron sentir realmente. Breve espacio que tanto entusiasmó a los felices porque terminó la guerra fría y la confrontación de sistemas.

Ahora olvídense de confrontación de sistemas, se tratarça del reacomodo de fuerzas entre imperios. Eso es, en buena parte, lo que anuncia el reciente arribo del nuevo Presidente de los EEUU.

¡Esas armas deben ser prohibidas!

———————————————–

*Estimated fatalities: 102,680Estimated injuries: 332,250

In any given 24-hour period, there are approximately 1,074,544 people in the 1 psi range of the most recent detonation.Modeling casualties from a nuclear attack is difficult. These numbers should be seen as evocative, not definitive. Fallout effects are ignored. For more information about the model, click here.
Effects radii for 15 kiloton airburst* (smallest to largest): ▼

Fireball radius: 180 m (0.1 km²)
Maximum size of the nuclear fireball; relevance to lived effects depends on height of detonation. If it touches the ground, the amount of radioactive fallout is significantly increased. Minimum burst height for negligible fallout: 160 m.

Air blast radius (20 psi): 340 m (0.36 km²)
At 20 psi overpressure, heavily built concrete buildings are severely damaged or demolished; fatalities approach 100%. Optimal height of burst to maximize this effect is 450 m.

Radiation radius (500 rem): 1.2 km (4.51 km²)
500 rem radiation dose; without medical treatment, there can be expected between 50% and 90% mortality from acute effects alone. Dying takes between several hours and several weeks.

Air blast radius (5 psi): 1.67 km (8.78 km²)
At 5 psi overpressure, most residential buildings collapse, injuries are universal, fatalities are widespread. Optimal height of burst to maximize this effect is 0.77 km.

Thermal radiation radius (3rd degree burns): 1.91 km (11.4 km²)
Third degree burns extend throughout the layers of skin, and are often painless because they destroy the pain nerves. They can cause severe scarring or disablement, and can require amputation. 100% probability for 3rd degree burns at this yield is 8.7 cal/cm2.

*Detonation altitude: 600 m.

(foto tomada de internet)

¿De dónde saca eso?

Publicado en
trump_0
Mexicanos, escuchen este video, en realidad solo hasta el corte en 2:42 minutos.

En unos cuantos días será la toma del cargo de este señor. Escucho y escucho de nuevo lo que dijo aquí en su muy peculiar estilo. No puedo dejar de preguntarme, tratando de profundizar en su pensamiento, por qué, dijo lo que dijo. Todas y cada una de sus palabras.

Tengo la impresión de que hay dentro de su mensaje un contenido que no logramos desentrañar del todo, algo que va más allá de sus insultos, ataques, desprecio a México.

¿De dónde, por el amor de de Dios, de dónde saca eso de que los mexicanos hemos sido más listos que ellos y sacado ventaja del TLC en su contra? ¿A qué se refiere con eso? ¿Qué hemos hecho tan bien que incluso nos tiene de maravilla y nos hace adorables, a costa de intereses de los estadounidenses? Es algo muy contradictorio.

Bueno, por lo pronto está claro comunica al resto del mundo que seremos “el ejemplo” primero y principal de que todo lo que ha dicho es verdaderamente en serio. Pero aún así, hay más. Pensémoslo.

A %d blogueros les gusta esto: